"El Cementerio de Praga"


Como ya suele ser habitual en el municipio de Tías el viernes 25 de marzo tuvo lugar  el encuentro literario, promovido por la librería Libertad, correspondiente a la lectura de la última novela de Humberto Eco : “El cementerio de Praga”.
La acción se inicia en marzo de 1897 en París. A través de un diario el narrador nos presenta al capitán Simonini, nacido en Turín, un anciano al que le cuesta recordar su pasado y que incluso duda de su propia personalidad al aparecer un personaje enigmático, el abate Dalla Piccola, protagonista de un paralelo relato quien como él mismo sufre fallos en la memoria.
¿Por qué se comunican sus viviendas tras un largo pasillo y el abate sabe tantos secretos de Simonini? Sin duda un ser influido desde la infancia por un abuelo racista que le inculcó siempre el odio por los judíos (descritos como conspiradores) y por los jesuitas, (sacerdotes ociosos) forjando un carácter egoísta, misógino e hipócrita. Tras licenciarse en derecho y morir su abuelo, dejándole como herencia múltiples deudas, el joven Simonini trabajará para un notario.  Con él aprenderá a falsificar documentos y  lo delatará pues era realmente el deudor de su abuelo.
Participará además en hechos históricos como la revolución de Garibaldi en 1860 siendo testigo de su entrada victoriosa en Nápoles sin encontrar resistencia, la Comuna de París o el caso Dreyfus. Realizará informes, maquinará atentados, suplantará identidades, cobrará grandes sumas de dinero por importantes falsificaciones y cometerá asesinatos cuyos cadáveres serán depositados en una alcantarilla bajo su misma morada.
En la novela se hace hincapié en la obsesión de Simonini por el Cementerio judío de Praga, abandonado y con 12.000 lápidas, lugar que descubrió en unos bellos grabados de un libro en una biblioteca. Se plantea la incógnita de si fue un punto de reunión de los jesuitas.
Otros personajes imprescindibles son Taxil que publicará varios libros sobre la masonería y se convertirá en héroe del antisatanismo y Diana, una joven de familia acomodada, tratada por el doctor Du Maurier de frecuentes crisis nerviosas. Accederá a que el abate se la lleve a Auteil a una casa alquilada. Allí se dedicarán a escribir en estilo folletín las historias prohibidas de Diana hasta que un acontecimiento insospechado acaba rá también con su vida y la de Taxil.
Y la redacción del texto del diario se interrumpe al descubrir Simonini que él y el abate Dalla Piccola eran la misma persona. Ha llegado al punto crucial en el que su amnesia ha terminado. Se ha liberado de Taxil, Diana y el abate.
Desde ese momento su existencia se convierte en aburrida, con molestias gástricas y sueños agitados. ¿Sentirá nostalgia de los judíos?
No pretendo desvelar el final. Simplemente concluir diciendo que no es un libro de lectura sencilla; sin embargo animo a todo aquél que no haya podido terminarlo a que elija el momento adecuado y procure captar el sentido genérico de la novela:
una denuncia a todo tipo de racismo.

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+