A Pablo Neruda

Casa de Isla Negra (Chile)
Hoy día 23 de septiembre se cumplen 39 años del fallecimiento del poeta Pablo Neruda en Santiago de Chile, a los pocos días del golpe militar de Pinochet, en su casa de Isla Negra, en la región de Valparaíso.
Actualmente es la sede de su Fundación y en ella descansa el poeta y su tercera mujer, Matilde Urrutia. 

 Desde muy joven manifestó su vocación literaria publicando su primer libro a los 19 años. En 1924 con "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" obtiene su primer gran éxito. En el año 27 emprende la carrera diplomática que lo llevará a Oriente y a una España en plena guerra civil que marcará su trayectoria poética. Tras su regreso a Chile en 1945 es nombrado senador. Es depuesto tres años después iniciando un largo exilio por diversos países, época a la que corresponde su producción más intimista. En 1970 Salvador Allende lo nombra embajador de París y al año siguiente recibe el Premio Nobel.

Biblioteca Luis Jiménez-Pajarero
Comparto con los lectores de este blog el siguiente poema elegido de un  libro muy especial, edición Mondadori del año 1998. "Poesía de amor" formaba parte de la biblioteca de mi padre y era precisamente una de sus lecturas en la mesilla de noche. Lo recogí de su sencilla vivienda de la población Arenas de San Pedro (Ávila) el 31 de marzo 2008 y decidí traerlo a Lanzarote. Ahora está en mi propia mesilla de noche y ocupa un lugar privilegiado. Quizá, mi padre, hubiera leído uno de los poemas de Neruda la última noche que precedió a su definitiva ausencia.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos te hubieran volado 
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
José Saramago
"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible av
anzar cuando se mira lejos"
Ortega y Gasset
"Concedeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia"

Epícteto

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+