Elegía V - A papá


Suave brisa me acaricia
mientras las sombras de las nubes
dibujan, avanzando en la montaña,
un recorrido firme y continuo.

La luz envuelve de nuevo el secreto volcán
y su cálido ocre invita
a empezar el juego de claroscuros
y hechizantes figuras al viento.

No es invierno, tu odiada estación,
ni otoño, con su melancólico lamento.
Es primavera, la ilusión de un renacer
que acaricia entonados anhelos.

Una susurrante música me inspira
elevando las delicadas notas para expresarte
que la serenidad, presiento,
por fin, se acerca.
  
Tus versos al enamoradizo Bécquer
tus desvelos por el más débil
tu eterno desasosiego
tu inmenso amor por el arte
despiertan de su profundo sueño.

Mancha Blanca (Tinajo)

1 comentario:

  1. ¡Precioso Syra! ¿Son tuyos estos versos? ¡Quér sentimiento y qué belleza!
    Un beso agradecido por ello. Asun.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+