Ernesto Rodríguez Abad en Lanzarote

El jueves 14 de marzo Ernesto Rodríguez Abad nos sorprendió con un recital de cuentos especial. Una de las agradables salas del Centro Cívico de Arrecife se llenó a las 20h para escuchar a este narrador de dilatada trayectoria que embelesó al público con su sutil picardía. Y es que el tema de la noche eran los cuentos eróticos.

Con Eva de Anta, Cristina Temprano, Mercedes Santoveña .... 



Rodríguez Abad llevaba dos días realizando actividades en diversos centros educativos de la isla, organizadas por el CEP Lanzarote, con el objetivo de estimular la lectura. Demostró su gran fuerza expresiva en la selección que hizo entre los que destacaron textos de Lorca (La niña que riega la albahaca), Boccaccio y Raquel Díaz.
Ernesto Rodríguez Abad es Filólogo y profesor universitario en La Laguna. Ha recibido premios como el Santa Cruz de la Palma, el Premio Internacional a la Investigación Teatral o el Pajarita de Papel. 

Centro Cívico de Arrecife
 Ha destacado como dramaturgo, promotor de la cultura oral y el cuentacuentos. Otra de sus facetas conocida es la de conferenciante habitual en diversas instituciones académicas y director de la revista Mnemosye. 

La poesía estuvo presente en esta velada en la que los versos de Gabriela Mistral sonaron con todo su esplendor como broche final:  
BESOS

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
José Saramago
"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible av
anzar cuando se mira lejos"
Ortega y Gasset
"Concedeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia"

Epícteto

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+