Otra llamada

Vista de Tías
Hoy es un día gris a pesar del cielo azul de Lanzarote. Tal como sucedió ya hace 5 años, la mañana de un sábado, el sonido del teléfono imprevisto a las 10 h ha traído una irreversible noticia: la muerte. 
Una vez más sin avisar, sin darnos tiempo casi a despedirnos de los seres queridos, de esos hijos tan amados que corren y suspiran por un vuelo mientras imploran llegar, llegar, llegar .... al último aliento o  al menos al velatorio y entierro. Me voy hijos. Os quiero a todos. Cuidad de vuestro padre. Que así sea.
Y entonces comienza el desgarro, la impotencia, el grito sin eco porque se sabe que nadie ha regresado todavía de ese misterio al que como un imán estamos todos destinados. Sólo los abrazos, las amistades y la familia nos dan consuelo. Y por qué no, el quizá cósmico reencuentro.
Ya no vivimos esta realidad, estamos en un sueño dirigidos por hilos envolventes que nos sugieren decisiones que somos incapaces de tomar. Y es que han pasado apenas unos instantes de la pérdida de una vida tan preciada en el calor del hogar. ¿Qué hacer? Escuchar los sabios consejos de quienes ya han sufrido esta situación y reaccionan con la mente fría como las inevitables salas en las que conservarán el cuerpo rodeado de flores y pésames en espera del camposanto.
Descansa en paz, Charo, en Tías, el lugar que elegiste para vivir ya hace más de 3 décadas. Yo te brindo estas flores cordobesas de la mano de alguien que te espera para señalarte el camino, un humilde pintor.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+