Arrecife. Antología de crónicas

Con ocasión de mi participación en el Día del Libro en abril 2017, organizado por la Escuela Universitaria de Turismo de Lanzarote (EUTL), me sorprendieron con un inesperado regalo: el libro “Arrecife, Antología de crónicas” de Leandro Perdomo, editado por la Fundación César Manrique.  Una selección de 57 artículos, llevada a cabo por Fernando Gómez Aguilera, director de la FCM, correspondiente a publicaciones entre 1946-1989, complementada con imágenes del Centro Fotográfico y Cartográfico del Ejército del Aire, Aquiles Heitz, Francisco Rojas Fariña y Archivos de prensa.

En la exhaustiva introducción que realiza Aguilera nos recuerda que el escritor nació en Arrecife en 1921, precisamente el año más triste del reinado de Alfonso XIII, en la antigua calle Porlier –hoy c/ Alférez Cabrera Tavío-. Vivirá en su ciudad natal hasta su traslado a las Palmas para cumplir el Servicio Militar en 1942.
Las crónicas tienen un nexo en común, la visión costumbrista del escritor siendo relato del devenir de la isla y de sus gentes, con un trasfondo muy humano en el que no falta el humor y la pedagogía. En ellas late su natural percepción crítica por las transformaciones acontecidas, la denuncia ante las carencias de la capital y la nostalgia que siente por los barrios en los que pasó su infancia y adolescencia. Su memoria nos lleva con frecuencia a las anécdotas y momentos vividos en el Charco de San Ginés, en la Recova, la Plazuela, el Puente de las Bolas, el Casino… El libro ofrece al lector un apéndice de léxico de voces canarias utilizado por el autor. 

Exposición "Escribir la vida" (FCM-2014)

"Arrecife. Antología de crónicas" supone un testimonio valioso de más de 4 décadas en cuyos párrafos visualizamos la cotidianidad de Lanzarote y la expresión de hondos sentimientos del autor como la responsabilidad de atender a nuestros pobres o el lamento por la sociedad actual más preocupada por el dinero, la riqueza, los negocios, el fútbol o poseer un bonito coche que por la satisfacción de una buena tertulia. 


“La abundancia acarrea siempre, o suele acarrear, la ruina espiritual y después el vicio” (pág. 126)
Perdomo retrata personajes fundamentales en su vida como don Isaac Viera, poeta solitario, periodista, bohemio y trotamundos (pág.113); el artista Manolo Millares“Hoy he sabido que cuando se muere un amigo y este amigo fue a más de artista un hombre de verdad es cuando de verdad se siente la muerte. Hoy lo he sabido” (pág. 145).
Con relación a su primo, don Leandro Fajardo Perdomo, señala: “El fue mi maestro. Fue quien me inició siendo adolescente en las serias lecturas” (pág. 235). De la personalidad de Guillermo Tophan resalta su desmesurada vocación periodística, su labor de gesta con heroicidad manifiesta (pág. 286). Sobre don Agustín de la Hoz asevera: “Pocos, o casi ninguno, para mí ninguno, ha hecho como Agustín de la Hoz tanto por Lanzarote en el campo de las letras y la investigación histórica, y tan desinteresadamente, tan generosamente, sin tener en cuenta para nada la ganancia, el provecho, el beneficio económico”. (pág.323)
El sonido del mar también está en sus narraciones sea en el deambular diario para impregnarse de su salitre o en la visita al cementerio de Arrecife. “El mar como símbolo en la tierra de la verdad suprema, lanzando incansable su roncar sobre la costa, avisaba así a los cuerpos sin las almas del postrero mandamiento: la igualdad” (pág. 116)
En sus crónicas Leandro Perdomo rinde homenaje al alma de los viejos caserones desaparecidos entre las altas moles de cemento y cristal de múltiples pisos. Deja constancia asimismo de su interés por el tema marinero y de su sana curiosidad. No duda por ejemplo en acechar a su perro que iba y venía a su antojo hasta que descubre que saltaba a bordo de un barco que faenaba en la costa de África.
El autor habla de la alegría de los bailes gracias a la llegada de los músicos en el Correíllo para tocar en las orquestas de San Ginés. “Una semana entera bailando a cada hora, de día y de noche” (pág. 303)  y de la honda tristeza ante inexplicables casos de injusticia en Lanzarote  como el de la hermana de María Cruz, acusada, encarcelada y condenada por asesinato sin haberlo cometido.


Me parece muy oportuno dar a conocer la existencia de estas crónicas que nos acercan a un pasado todavía muy reciente de Lanzarote. Ahora que estamos a punto de comenzar un nuevo curso académico sería buena idea leer estos escritos con los alumnos. Al ser su temática variada es posible compartirlo con  diferentes edades porque su autor habla tanto de juegos como su vida en la calle además de reflexiones y un sincero deseo en la conservación del patrimonio.
Finalizo con las sabias sugerencias de Leandro Perdomo de que sea un poeta el que gobierne el mundo como única medida de salvación y de apoyar el desarrollo cultural y el progreso.
Otros enlaces de interés:



Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
José Saramago
"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible av
anzar cuando se mira lejos"
Ortega y Gasset
"Concedeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia"

Epícteto

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+