La Caverna - José Saramago

Empieza un nuevo año. Las predicciones se inclinan en 2014 a cambios positivos, incluso se habla de plenitud y auge en esta sociedad ya tan afectada por esta lamentable crisis. Sin embargo tras la euforia y los buenos deseos que todo el mundo suele transmitir en Nochevieja, llenos de esperanza y sueños por cumplirse, llega la inevitable realidad de la incertidumbre y la angustia de muchas familias que vuelven a quedarse sin un puesto de trabajo que les permita sobrevivir dignamente. 
Se inicia el Carnaval de Máscaras en el que los adultos lucirán su mejor sonrisa ante los suyos enjugándose las lágrimas en soledad porque, a pesar de los óptimos vaticinios, saben que su situación se dificultará aún más. Las madres se maquillarán algo más los párpados de sus dolientes ojos y aconsejarán a sus hijos que estudien mucho .... mientras se pueda. 
Y emprenderán de nuevo su lucha en la búsqueda de la estabilidad anhelada. De lo que no hay duda es que el amor incondicional siempre los acompañará y la ilusión por aprender a aprender. ¿Recomendaciones? Un buen libro que los guíe en su camino. En este caso les dedico una amplia reflexión sobre "La Caverna" de José Saramago. Su lectura nos acerca como es habitual en su obra a la gran humanidad y la sabiduría de los mayores, basada en la bondad y el sentido común, pilares fundamentales de una sociedad sana en valores.

En “La Caverna”, novela escrita por José Saramago en el año 2000, el autor nos plantea una reflexión sobre el sacrificado mundo de una pequeña alfarería tradicional frente a un gran centro comercial.
Tres generaciones han pasado por la alfarería, ahora llevada por Cipriano Algor, de 64 años, y su hija Marta, casada con Marcial, guarda interno de ese centro, superficie que todo lo controla. El alfarero distribuye regularmente mercancía y también deja al yerno en su lugar de trabajo en el que pasará 10 días. Su deseo es llegar a ser guarda residente con el anhelado aumento de sueldo y demás beneficios como la propuesta de trasladarse a vivir allí los tres. Los pedidos disminuyen por falta de ventas tras la competencia del plástico. En un primer momento le indican que descargue sólo la mitad y finalmente nada debiendo recoger las existencias del almacén.
La angustia del alfarero es descrita con honda sensibilidad ofreciendo regalos a personas que vivían en chabolas y por su aspecto parecían asaltantes (botijos, platos). A su regreso a casa le contará a la hija la decisión del centro comercial. Esa noche aparece un perro y le dan de comer. Se quedará con ellos y le llamarán Encontrado. Es negro, con una estrecha mancha blanca a modo de delicada corbata. Ante la incertidumbre del futuro Marta tiene una idea y es fabricar muñecos en vez de vajillas. Eligen: el bufón, payaso, enfermera, esquimal, mandarín y asirio.
Los diseños y propuesta son llevados por Cipriano Algor al Centro. Solicita hablar con el jefe del departamento  y finalmente es el subjefe quien le recuerda debe recoger sus artículos de alfarería en el plazo de 2 semanas. No recibe respuesta.
Marta se da cuenta de que está embarazada y Marcial opina que recibirá una mejor atención en el Centro. Una llamada le informa del encargo de 200 figuras de cada modelo, por tanto 1200!!!
A Cipriano Algor y Marta se le plantean muchas dudas con los moldes y planificación del trabajo. Sin embargo están dispuestos a aprender y a buscar alternativas en su creación. Mientras tanto el alfarero recoge del Centro la loza y se ve obligado, ante la ignorancia de la gente que no la valora, a abandonarla cerca del río. Eso sí, con toda delicadeza desciende las piezas a la cueva que elige como lugar del que espera, algún día, sean rescatadas porque sí las quieran.
Ante la insistencia de Marcial y Marta, Cipriano da su consentimiento en vivir con ellos en cuanto se anuncie el ascenso en el Centro. Ambos se alegran mucho de esta decisión. Por otra parte Marcial debe informar a sus padres de este hecho que ocasionará desavenencias familiares pues ellos deseaban vivir también allí con su hijo. La diferencia es que Marcial no se lleva bien con sus progenitores.
Una noche Cipriano sueña que Marcial es ascendido y el pedido cancelado. En su transcurso ve sombras proyectadas en la pared,  él mismo y el jefe del departamento de compras advirtiéndole de que no eran responsables de las personas incompetentes incapaces de entender sus reglas. Al despertarse la realidad le asfixia de nuevo sintiéndose inútil y un engorro para su hija y Marcial. Se lo cuenta a Marta y ella lo interpreta como un aviso para darse prisa. Cipriano trabajará incansablemente  a pesar de la edad y el dolor de sus articulaciones. En una primera hornada obtendrá 350 estatuillas acordando llevar esta primera entrega al Centro para que vieran la labor realizada. Sin demora se ponen manos a la obra con la cantidad restante olvidándose de sus necesidades básicas e incluso de la comida del perro.
El mismo día que Cipriano las distribuye le indicarán que serán utilizadas para un sondeo de mercado y así evaluar la satisfacción de los clientes. Poco después Marcial le informa de la temida noticia: su definitivo ascenso. En 10 días debe estar instalado en el pequeño y amueblado apartamento que les han asignado. Cipriano se alejará a llorar en soledad y Encontrado le consolará lamiéndole sus lágrimas.
Marcial decide acercarse al Centro con Marta y Cipriano para enseñarles su vivienda. Mientras suben en ascensor al 34 piso Marcial les explica que hay apartamentos sin ventanas y por tanto sin luz solar. El suyo tiene dos. Entran y comprueban que todo es nuevo. Se sienten como en una especie de carnaval de máscaras en el que simplemente cambiarán la ropa. Regresan a la alfarería. Cuatros días después suena el teléfono. La llamada es para Cipriano y procede del departamento de compras del Centro. Le notifican que los resultados del sondeo no han sido buenos y su colaboración por tanto con ellos ha terminado.
Y llega el día de la partida en el que hay que buscar un nuevo hogar para el perro, Cipriano se lo pide a una vecina, Isaura, quien acepta de buen grado. En ese instante además el alfarero le declarará su amor confesándole que no tiene nada que ofrecerle siendo una especie en vías de extinción, sin futuro ni siquiera presente. Isaura también afirma corresponderle. Y Cipriano pensará en ella, en la soledad de su habitación del Centro, considerando una bendición tener todavía una mujer a quien querer y ser querido por ella. Se libera de la opresión del apartamento paseando y satisfaciendo su curiosidad hasta que un guarda lo detiene por haberse acercado demasiado a la puerta secreta. Aparecerá Marcial y ya, en familia, relatará su descubrimiento en su aventura de exploración.
Unas obras para la construcción de unos nuevos depósitos frigoríficos sacan a la luz algo que exigía investigación y el acceso es restringido. Se solicita más seguridad, precaución y absoluta discreción; Marcial no les hace partícipes de nada relativo a las excavaciones. Cipriano decide descender hasta allí la noche que a Marcial le toca guardia, entre las dos de la madrugada y las 6 de la mañana. Marta lo descubre  y su padre insiste en ver con sus propios ojos lo que ocurre. El alfarero llega hasta el lugar en el que Marcial se encuentra. Y aunque su yerno se sorprende con su presencia no se enfada al verlo. Cipriano se acerca a la gruta y enseguida ve la pared. Aproxima el foco de la linterna  y vislumbra 3 hombres y 3 mujeres, con restos de ataduras. En el suelo se veía una gran mancha negra como su hubiera ardido una hoguera. Tanto Marcial como Cipriano lo interpretan y el alfarero regresa al apartamento para no preocupar a Marta. Allí le confesará que en las excavaciones no había restos humanos sino la representación de ellos mismos. La decisión del alfarero es firme: se irá del Centro.
Y ante la mirada de preocupación de su hija Marta por no tener trabajo regresa con gran ilusión al pueblo. Es domingo; el alfarero busca a Isaura y la verá en su propio hogar, aquel en el que permanecía Encontrado  desde su partida esperando su vuelta. Le explicará a Isaura lo sucedido dando rienda suelta a su amor y su compromiso de no separarse más. Cinco días después Marta y Marcial también abandonan el Centro. Llegan a la alfarería y finalmente las dos parejas optan por emprender una nueva vida. Depositan todas las estatuillas al aire libre, frente a la casa, siendo conscientes de que tras la lluvia se convertirían en barro y después en polvo con los rayos del sol. Suben a la furgoneta e inician viaje a un desconocido destino. De lo que sí están todos seguros es de la intuición de Isaura:

"Hay ocasiones en la vida en que debemos dejarnos llevar por la corriente de lo que sucede, como si las fuerzas para resistir nos faltasen, pero de pronto comprendemos que el río se ha puesto a nuestro favor, nadie más se ha dado cuenta de eso, sólo nosotros, quien mire creerá que estamos a punto de naufragar, y nunca nuestra navegación fue tan firme".

REFLEXIONES SOBRE "LA CAVERNA"

- La Alegoría de la Caverna es un  texto filosófico en el que Platón (filósofo griego/ Atenas, 427 - 347 a. C.) nos muestra la transformación personal a través del conocimiento del Bien. Una sociedad  necesita hombres nuevos y no sujetos pasivos manipulados por los que han creado un mundo artificial a su conveniencia. Las cadenas que atan al individuo sólo serán rotas si es capaz de ver la oportunidad de dejarlas atrás y buscar el conocimiento y la luz del sol-

Manipulación y desprecio
- el Centro le pide exclusividad. No puede vender a otros comerciantes pero sí recoger la mercancía. 
- el Centro se negará a asumir cualquier responsabilidad por la defunción, eso es lo que nos faltaba, que vengan a culparnos de los suicidios cometidos por personas incompetentes que van a la quiebra por no haber sido capaces de entender las reglas del mercado. (pág.242)
- en el Centro no se admiten perros, sólo aves de jaula o peces de acuario. (pág. 288)
- "Quien no se ajusta no sirve" (pág.433)

Humanidad
- La diferencia está en el que el barro es como las personas, necesita que lo traten bien.

Amor 
- “En asuntos del corazón y del sentir, siempre lo demasiado es mejor que lo escaso” (pág. 108)
- Existe una estrecha relación entre padre e hija.
• “Sabe que lo haría todo para verlo feliz” (pág.81).
• Marta se aproximó al padre, le pasó la mano por la cara con un gesto demorado y tierno, casi maternal (pág. 209).
- “El amor no es casa, ni ropa, ni comida” (pág.375).

Lealtad y cariño incondicional de los perros
- Un perro siempre queda bien en los anuncios de familias felices, por muy extraño que parezca, tratándose de un irracional, confiere un toque sutil, aunque fácilmente reconocible, de superior humanidad. (pág.115).
- Hablan con el perro (pág.195)
- El espíritu animal, que, por mucho que se proteste, es el más lógico de cuantos espíritus se encuentran en el mundo (pág. 176).
- Un dueño, bien mirado, es como el sol y la luna, debemos ser pacientes cuando desaparece, esperar que el tiempo pase, si poco mucho no lo podrá decir un perro, que no distingue duraciones entre la hora y la semana, entre el mes y el año, para un animal de éstos no hay más que la presencia y la ausencia (pág.220/1).

Misterio
- Este perro no es de aquí, viene de lejos, de otro sitio, de otro mundo (pág.75).
- Las cosas, a veces van mal, pero después llega un día que sólo trae noticias buenas (pág. 164).

Respeto a los mayores
Traigamos a la memoria la sensata recomendación de nuestros mayores cuando nos aconsejaban guardar lo que no era necesario porque, más pronto o más tarde, encontraríamos ahí lo que, sin saberlo entonces, nos acabaría haciendo falta. (pág.89)

Valor artesanal frente a la industria cerámica
- Sólo con ese saber invisible de los dedos se podrá alguna vez pintar la infinita tela de los sueños (pág.102).
- A las industrias cerámicas de hoy poco les falta para convertirse en laboratorios con empleados de bata blanca tomando notas y robots inmaculados acometiendo el trabajo (pág. 182).
- Cementerio dentro del Centro.

Ironía
- Cipriano Algor es un hombre hecho, rehecho y todavía no deshecho, no uno de esos adolescentes alocados que, porque están en la edad de los entusiasmos irreflexivos, se pasan el tiempo corriendo detrás de fantasías, nieblas e imaginaciones, y no desisten de ellas ni siquiera cuando se dan con la cabeza y los sentimientos que creían tener contra el muro de los imposibles (pág.179).
- Criaremos perros si el negocio de la alfarería falla. En el Centro no hay perros, Pobre Centro, que ni los perros lo quieren (pág. 186).

Humor
- Es de manuales elementales de psicología aplicada, capítulo comportamientos, que las personas de mal carácter son con mucha frecuencia cobardes (Pág. 217). 
- Banco de piedra = de las meditaciones.
- Sobre el sondeo de los muñecos de barro: sólo las dos últimas respondieron agradeciendo mucho la posibilidad de decorar gratuitamente su casa con unos muñequitos tan simpáticos, hay que añadir que se trata de personas de edad que viven solas. Me gustaría conocer los nombres y las direcciones para darles las gracias, dijo Cipriano Algor (pág.363).

Matices dialécticos entre padre e hija
- Es difícil pensar cuando no se sabe.
- No estoy de acuerdo, se piensa precisamente porque no se sabe. (pág.191)

Indignación
- El alfarero siente vergüenza por tener que dejar la loza abandonada. Busca una cueva ideal en la que quizá un niño rescate alguna pieza llevándola a su casa (pág 197).

Desavenencias 
- Entre Marcial y sus padres. No quiere que su mujer e hijo tengan que sufrirlos (pág.335).

Libros
Podemos tenerlos olvidados en una estantería o en un baúl, dejarlos entregados al polvo o las polillas, abandonarlos en la oscuridad de los sótanos, podemos no pasarles la vista por encima ni tocarlos durante años y años, pero a ellos no les importa, esperan tranquilamente, cerrados sobre sí mismos para que nada de lo que tienen dentro se pierda (pág. 230/1).

Responsabilidad
Sólo cuando las brasas se apagaron del todo, Encontrado cerró los ojos para dormir (pág. 236) – Figura del perro como guardián.

Tristeza
Cipriano Algor no volvió a dormirse. Pensó en muchas cosas, pensó que su trabajo se tornaba definitivamente inútil, que la existencia de su persona dejaba de tener justificación suficiente y medianamente aceptable. “Soy un engorro para ellos”… (pág. 243).

Trabajo=utilidad
Lo más importante para tu padre es el trabajo que hace, no la utilidad que tenga, si le quitas el trabajo, cualquier trabajo, le quitas, en cierto modo, una razón de vivir… (pág. 287)

Discreción
Se intuye un interés en una incipiente relación entre Cipriano e Isaura.

Serenidad
Uno se habitúa, lo dicen, o lo decimos, con una serenidad que parece auténtica, porque realmente no existe, o todavía no se ha descubierto, otro modo de expresar con la dignidad posible nuestras resignaciones, lo que nadie pregunta es a costa de qué se habitúa uno (pág. 308)

Simbología
- Moral
- Banco de las meditaciones

Valentía
“Mas vale que nos arriesguemos a subir a la higuera para intentar alcanzar el higo que tumbarnos bajo su sombra y esperar a que nos caiga en la boca” (pág. 408)


1 comentario:

  1. Espléndido, Syra, como siempre. Enhorabuena! Un beso desde Madrid.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+