Desde el mirador - Clara Sánchez

El domingo 2 de marzo finalizaba la reflexión de la novela "Desde el mirador". Ese mismo día, lo presiento, mi madre moría. Una vez más la literatura me une a mujeres como su autora.

Desde el mirador
Novela publicada en 1996 (Alfaguara) en la que Clara Sánchez (Guadalajara, 1955) nos presenta a una mujer de cuarenta años que nos acerca a la necesidad de aprender a pensar sobre uno mismo.
La protagonista recibe una llamada del hospital en la que se le informa que su madre ha sufrido un infarto cerebral. Allí acudirá y pasará dos meses, desde un sillón de respaldo alto, pendiente de su evolución.
En esa etapa recordará episodios de su vida como el no disgustar a sus padres con los evidentes problemas de su relación matrimonial con Mario, las referencias al ambiente anodino del trabajo o el comprensible vuelo que su hija iba tomando al crecer. Reconocerá la comodidad a la que optó ante el curso que iba tomando el deterioro físico de su madre y su egoísmo al no prestar atención a los comentarios de ella ante el inminente abismo al que se aproximaba. Una trombosis.
Las escenas desde la llegada a Urgencias del Hospital General hasta el traslado a la habitación 215 se irán sucediendo. La angustia de su padre, la gravedad del diagnóstico de los médicos, las 72 horas de espera en la lucha por la vida, su estancia, el mirador desde el que contemplará el mundo exterior que le dan buena energía:  árboles, luz, paz. Y las vivencias en su infancia, las vacaciones en familia...
La ansiada recuperación se va produciendo. La madre ya es capaz de pronunciar ciertas palabras (no, agua y hoja) y es rehabilitada. Se le da el alta manteniendo intacta la comprensión y el habla.

Ideas
La madre:
- Presencia constante, carácter triste (el deber pesa y deja su huella en lo que se ha dejado de hacer), familiarizada con el sufrimiento, fuerte, con tensión por la responsabilidad de los hijos y del hogar.
"Hay que aguantar mucho en esta vida. Y siempre se puede aguantar un poco más"
- Remordimientos: no haber compartido con ella su tiempo, yendo al cine o paseando juntas.
- Ejemplo de voluntad: 
"La voluntad es el resumen de una persona, de su fortaleza y su debilidad y que sobrevuela el cuerpo, el alma y la razón"
- Trabajadora: 
"A ella el cuerpo le servía para ponerse en pie por las mañanas y no parar hasta la noche"
El padre
- Inconstante. 
- Siempre trabajó fuera de casa. 
- Apesadumbrado. 
- Se siente viejo (70 años).
Su marido
- Ausente, carácter tímido y arriesgado. Viajero.
- Pensando en otro lugar y otra vida. Todo le parecía transitorio.
Gamboa
Compañero de trabajo, se enamoró de una empleada, Cati, que desapareció sin despedirse.
Cati, su amiga
- Partidaria de "hacer lo que se quiere y decir lo que se piensa"
- De misteriosa vida, curiosa, espíritu aventurero.
- Un triste desenlace. "Tal vez los ojos de Cati eran demasiado grandes y siempre estaban demasiado abiertos"
Reflexiones sobre:
Amor
- Se produce mucha confusión de identidad en la dimensión del amor y lo más difícil, cuando poco a poco sales de ella, es volver a restablecer los límites naturales.
Felicidad
- Necesito ratos de felicidad para vivir. Me vuelven cuerda y útil.
Tristeza
- Como me sentía desgraciada, no fui capaz de distinguir la verdadera desgracia.
- Yo le aclaré que no era muy alegre porque había crecido en la tristeza de los demás y ya no podía olvidarla ni evitarla
Ansiedad
- Las pastillas eran parte de mi conciencia, puesto que con ellas podía distinguir todo fuera de mí con mayor claridad.
- La medicación no me crearía dependencia porque en cuanto desapareciese la ansiedad desaparecería la necesidad de tomarla.
Bienestar
"El bienestar del presente depende más del pasado y del futuro que del presente mismo"
"Deshágase del pasado si el pasado es un peso muerto" 

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
José Saramago
"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible av
anzar cuando se mira lejos"
Ortega y Gasset
"Concedeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia"

Epícteto

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+