Una mujer adelantada a su tiempo

Mª del Milagro Cerezo Gómez
Mª del Milagro Cerezo Gómez nació un 05 de abril de 1934 en Jumilla (Murcia). Apenas con dos años la guerra civil española la dejó huérfana de padre, como a su hermano mayor, Francisco. Asesinado por la espalda, simplemente por el hecho de ser abogado. Desde muy pequeña se acostumbró a ver el rostro de su madre, Eloísa, grabado con el indescriptible dolor de ser una joven viuda con dos hijos a su cargo.
El amor de su progenitora y su ejemplo motivó que ambos hermanos estuvieran siempre muy unidos. Crecieron con valores firmes como la voluntad. Mª del Milagro cursó estudios de Magisterio destacando asimismo en otras actividades como la gimnasia.
Su profundo deseo de construir una familia se hizo realidad. Tras su boda, el 6 de abril de 1957, con un oficial militar, fueron llegando los hijos, 6 en total (Mila, Eduardo, Verónica, Patricia, Thomas y Paula), educados en el respeto y en la perseverancia por alcanzar sus metas.
Mila, como la llaman en casa, no sólo ha demostrado que el pilar esencial de su hogar es el cariño y el sacrificio; en numerosas ocasiones ha actuado con generosa empatía dedicando su vida a personas que han necesitado de su ayuda y en otras ha sido crucial, como en el aciago accidente de tráfico que sufrió su quinto hijo, Thomas, al salir corriendo tras la pelota con la que jugaba en el parque de la urbanización. La recuperación ósea efectuada por Mila, estudiante de fisioterapia, fue definitiva.
Hoy cumple 80 años y a lo largo de este sábado está recibiendo una inesperada sorpresa que jamás olvidará. Sus cómplices hijos han organizado un encuentro mantenido en secreto durante meses. Un fin de semana en el entorno de la bella comarca de La Vera con visita al Monasterio de Yuste e incluso a un mágico enclave previsto para el domingo.
No todos los que pertenecemos a esta familia hemos podido acudir a esta celebración. Falta, como ella diría, parte del montoncito de Lanzarote y de Bélgica. Sin embargo, por medio de la palabra escrita, le mandamos una sincera felicitación de su nuera y el menor de sus nietos, Eduardo Luis. Precisamente el que se llama como su querido hijo que reside en Bruselas y que hoy también junto a su esposa, Mª José, recordará a su madre con una sonrisa. La misma con la que ella nos recibe siempre que abre la puerta de ese hogar en Madrid en el que todos han disfrutado y seguirán disfrutando de momentos felices porque sus cimientos son los mejores, una energía vitalista y una inagotable capacidad que la convierte en una mujer especial. 

Mª Milagro Cerezo Gómez (Lanzarote, 1994)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+