¿Qué libro eres? El Quijote - Día Internacional del Libro 2014

Hoy día de San Jordi, fecha en la que las rosas, las ilusiones y los libros son los protagonistas, hemos dedicado el espacio ¿Qué libro eres? en La otra Orilla (90.2) a la figura de Miguel de Cervantes Saavedra y a una reflexión sobre la obra culmen de las Letras, "El Quijote". Conversamos con la periodista Usoa Ibarra.

Nace Miguel de Cervantes Saavedra en Alcalá de Henares, probablemente el día 29 de septiembre de 1547. La falta de registros civiles de aquella época imposibilita la exactitud del dato, sin embargo la costumbre de colocar al recién nacido bajo la advocación del Santo del día, en este caso San Miguel, acerca mucho esta probabilidad. Se conserva su partida de bautismo y por ella sabemos que fue bautizado el 9 de octubre en la Parroquia de Santa Mª la Mayor, siendo el cuarto hijo de Rodrigo de Cervantes y de Leonor de Cortinas.
El padre era cirujano, sin grandes bienes, y se trasladaba con la familia de un lugar a otro buscando mejoría de su fortuna aunque sin conseguirlo. En 1568, con 21 años, se encuentra en Madrid y asiste al “Estudio de la Villa” que mantenía el maestro López de Hoyos quien lo considera como alumno destacado, estimulando en él el cultivo de la poesía. El año siguiente escribe su primera composición poética dedicada a Isabel de Valois, tercera mujer del rey Felipe II.
En 1570 se alista en los ejércitos de España hallándose bajo el mando de Diego de Urbina. El 7 de octubre de 1571 la Armada cristiana combate contra la del Imperio Otomano. Cervantes, a pesar de hallarse enfermo y febril, mandando 12 soldados, recibió varios arcabuzazos que le hirieron en el pecho y la mano izquierda, quedando, como consecuencia, inutilizada.
La vida militar de Cervantes continúa en la expedición a Corfú, Navarino, Modón, Túnez, Génova, Sicilia, Nápoles y Palermo. En 1575 solicita a la Corte licencia para volver a España y le es concedida. La galera en la que regresaba fue atacada por un navío pirata y llevada rumbo a Argel donde pasó un largo cautiverio hasta que el padre Fray Juan Gil logró su liberación el 19 de septiembre de 1580.
El 27 de octubre llega a Denia y de allí se dirige a Valencia y Madrid. Su carrera de capitán había quedado truncada por el cautiverio. En 1581 se dedica a su antigua vocación: las letras. Miguel de Cervantes escribe la novela “La Galatea”, llena de bucolismo y amores cortesanos en 1584, año en el que contrae matrimonio con doña Catalina de Salazar. Se publica en 1585, año en el que muere su padre.
Ilustración: Gustavo Doré
La literatura no le permite ganar para vivir y Cervantes se emplea en tareas administrativas, en diversas comisiones de recaudación, una de ellas para la Armada Invencible. Vive pobremente en Sevilla. Es una época de amargura e incluso ingresa en la cárcel por la quiebra de lo que hoy llamaríamos un banco, donde depositaba las cantidades recaudadas. Allí, en 1597, inicia la redacción del Quijote.
El 20 de septiembre de 1604 sale la primera edición de las prensas de Juan de la Cuesta, en la calle de Atocha. Pronto le sucedieron otras ediciones, la segunda, del mismo año y la tercera, Madrid, 1608. Publica las “Novelas ejemplares” en 1613, a la que sigue, al siguiente año el “Viaje del Parnaso”.
En 1615 aparece la “Segunda Parte del Ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, por Miguel de Cervantes, autor de la Primera Parte”. La edad de Cervantes ya es avanzada para lo que era la media de vida del hombre en aquellos tiempos, sumado a sus privaciones y trabajos que habían debilitado su salud. En una carta escrita el 26 de marzo de 1616 al Cardenal de Toledo, don Bernardo de Sandoval, le confía su impresión de que el mal que le aqueja no tiene remedio. Fallece el 23 de abril de 1616.

CONTENIDO Y ESTILO DEL QUIJOTE
     Destaca la contraposición de idealismo y realismo en los dos personajes principales. Don Quijote: delgado, casi ascético, desinteresado./ Sancho: grueso, con gran barriga, dispuesto siempre a comer y dormir.
      En lo psicológico:
     - Don Quijote alienta movido por un ideal: sale al mundo dispuesto a enderezar entuertos y remediar agravios, tratando de hacer que se extienda el reino del bien sobre la tierra. Para realizarlo se ha evadido a un mundo ficticio, el de los libros de Caballerías. Su locura, producida por estos, le permite llevar adelante su propósito. A su paso va transformando el mundo de la realidad. Las ventas son castillos, las mozas y las aldeanas, princesas, los molinos gigantes, las bacías de barbero, yelmos. Sus proezas provocan el choque de ambos mundos: el real y el imaginado. La fricción que produce este encontronazo suele hacer caer al caballero a tierra, maltrecho en su físico, pero sin que sufra daño su ideal, que no puede ser vencido.
        -  Sancho inició su aventura movido por las promesas de ventajas materiales, ya sea el espejismo del gobierno de una ínsula o ascender a la vida de escudero, superior a la de simple aldeano. Vive en el mundo de las realidades y no comprende las primeras locuras de su amo.
·        Cada uno tiene su personalidad propia, que les enfrenta en alguna discusión y les une en bondad.

      El humor del Quijote nade de ese contraste fundamental entre dos mundos: el de todos los días y el de la mente henchida de caducas ideas caballerescas. Los conflictos se resuelven con el humor, a veces encaminado hacia el más bajo de los caminos, que es la simple burla o la ironía.

El Quijotismo
Es ya una acepción a nuestro idioma. El Diccionario de la Real Academia lo define como:
“Exageración en los sentimientos caballerosos”
Quijote
 “Hombre que a todo trance quiere ser juez o defensor de cosas que no le atañen
Lectura del inicio del Capítulo VIII 
Del buen suceso que el valeroso Don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación

Gustavo Doré
En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vio, dijo a su escudero:
- La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque, ves allí, amigo Sancho Panza, dónde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todas las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
- ¿Qué gigantes? - dijo Sancho Panza.
- Aquellos que allí ves - respondió su amo - de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
Gustavo Doré
- Mire vuestra merced - respondió Sancho - que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
- Bien parece - respondió Don Quijote - que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.



Colección Alicia Merino



NOTAS

Para la preparación de esta intervención he utilizado:
- un libro de la biblioteca de mi abuelo paterno, José, titulado "Cervantes y el Quijote". Ediciones La Ballesta. Autor: Jorge Campos.
- 4 tomos con todos los grabados de Gustavo Doré que mi amiga Alicia Merino García me prestó hace tiempo para su lectura.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
Saramago

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible avanzar cuando se mira lejos"
Ortega y G.

Comentarios

Seguidores de Facebook

Seguidores de Google+