Palabras en la arena, José Ramón Ayllón

 

Al dejar en mi biblioteca el último libro que había leído, me fijé en un título sugerente "Palabras en la arena". No me acordaba de él, de modo que lo abrí y me encontré con una cariñosa dedicatoria de una profesora a mi hija Marina. 

José Ramón Ayllón
(1955, profesor de Filosofía y Letras) nos relata la vida de un adolescente, Borja Arregui, de 17 años, durante 3 meses que abarca la última etapa en el instituto Cunqueiro en Vigo (junio) y todo el verano en Bayona (julio-agosto). 
En este periodo de exámenes finales Borja escribe un diario y somos testigos de sus amistades, de la buena relación con sus padres y hermanos, y en especial del diálogo que mantiene con Ana Frank. Cada uno de los cortos capítulos en los que "Palabras en la arena" está estructurado se inicia con una reflexión elegida del diario de Ana Frank que da pie a su contenido.

Las aficiones de Borja, el deporte y la lectura, serán el hilo conductor de esta historia en la que no faltarán los primeros escarceos y propuestas de ser algo más que amigos por parte de Irene, Lucía, Paloma... en los diversos ambientes en los que Borja se integra. 

Son muy atrayentes las recomendaciones de los libros de la madre de Borja, profesora que está preparando una conferencia para septiembre, y que propone a su hijo la lectura y resúmenes de 10 libros con una contrapartida económica. De esta forma el adolescente, con vocación de estudiar Periodismo, dedica unas horas a la literatura y, sobre todo, a analizar sus ideas, muchas de ellas éticas. 

Surgen así citas relevantes como las que provienen de las "Meditaciones" de Marco Aurelio (121-180):

No estimes nunca lo que ha de llevarte a traicionar la lealtad, a abandonar el pudor, a odiar a alguien, a maldecir, a desear algo que necesita paredes y cortinas


En "Palabras en la arena" se respira un feliz verano, el de las familias bien avenidas que conviven en armonía y comparten su hogareño espacio con amigos de toda la vida, acompañados por sus hijos. Se suceden comidas, sobremesas, tardes de juegos y tertulias animadas, en las que prima el buen humor y las ganas de disfrutar de las vacaciones. Y el amor rebosante en el corazón de Borja, al referirse en varias ocasiones a sus padres, como en el capítulo 13 del mes de julio, titulado "Él y ella":

- Es ella quien llena con su vitalidad la casa y estas páginas. Mi padre es grande y pacífico; mi madre es delgada y peleona. Él no habla idiomas; ella logra hablar hasta los que no sabe. Ella tiene poco sentido de la orientación; el parece un GPS. Él disfruta con la ópera, la zarzuela y el fútbol; ella prefiere pintar, decorar y leer. A veces él parece un hijo más; ella ejerce de madre en todo momento y hace horas extraordinarias, fuera de convenio. Él odia las bibliotecas y museos; ella las adora. Él tiene muchos amigos; ella tiene amigas y alumnos. Él está enamorado de la profesora más guapa del Cunqueiro; ella lo sabe....-

La elección de los libros repercutirá positivamente en la personalidad de Borja, ejerciendo ya su buena influencia durante ese verano en el trato a los demás. Aparte de "Meditaciones" se habla de las siguientes obras:

  • "Tus preguntas sobre amor y sexo" (Mary Beth Bonacci)
  • "Homo videns" (Giovanni Sartori)
  • "La tragedia de Macbeth" (William Shakespeare)
  • "La conquista de la voluntad" (Enrique Rojas)
  • "Las pequeñas virtudes" (Natalia Ginzburg)
  • "Matar a un ruiseñor" (Harper Lee)
  • "El hombre en busca de sentido" (Víctor Frankl)
  • "No se lo digas a mis padres" (Pilar Guembe y Carlos Goñi)
  • "Antes del fin" (Ernesto Sábato)

En "Palabras en la arena" vemos al protagonista tanto en su día a día como en situaciones que requieren un apoyo familiar, por ejemplo asistiendo con su abuela a un funeral de una amiga en Burgos, y siempre de la mano de un buen libro. En uno de los relatos de "Las pequeñas virtudes", su autora, la escritora italiana Natalia Ginzburg, dice:

Las personas del otro sexo caminan a nuestro lado, nos rozan al pasar por la calle, piensan sobre nosotros lo que nunca sabremos, y alguna de ellas tienen en sus manos - sin ser consciente, claro- la llave de nuestra felicidad

Y el verano toca a su fin. Ha habido tiempo para los amigos, la familia, el ocio y para cumplir el reto de la lectura y los diez resúmenes con dos claros objetivos, educación y control. También para el cruel desenlace del "Diario de Ana Frank". Ahora ya comienza otro curso académico y con él nuevas amistades, como la de Paula, una muchacha catalana que le roba el corazón a Borja y a la que le dedicará un poema.... 

Agradezco a Madre Nuria el detalle de regalarle a mi hija Marina el libro "Palabras en la arena" (Ediciones Palabra) el 17 de junio 2011, coincidiendo con el término de su etapa de educación secundaria en el colegio Santa Mª de los Volcanes-Nazaret. Una lectura muy apropiada para su edad casi coincidente con la del protagonista. 

Transcribo su emotiva dedicatoria:

Marina,

lee y escribe, día a día, la historia de tu vida, con la certeza de saberte y sentirte acompañada por Aquel que te abrirá caminos insospechados y con quien podrás "vencer el mal a fuerza de bien". 

Te quiere M. Nuria

La undécima revelación, James Redfield

"La undécima revelación" llegó a mí por  casualidad, al igual que ocurrió con "Las nueve revelaciones". Esta vez ha sido en Internet, no en un herbolario de Mallorca como pasó hace 10 años. Lo encontré en formato word con la intención del autor de que se comparta y divulgue.

James Redfield se reafirma en este libro en la idea de que:

Nuestros pensamientos y actitudes cuentan para que nuestros sueños se conviertan en realidad, influyendo en el éxito personal y en el de otros

Con el deseo de conocer el secreto de Shambhala, en el Tíbet, bajo control del gobierno chino desde 1951, se nos relata la historia de cómo el autor emprende este viaje. La hija adolescente de su amigo Bill, Natalia, le informa de una actividad importante en esa zona de Asia, un lugar sagrado donde sus gentes poseen un estado de evolución más elevado.

Se dirige a a Lahsa (capital de la región autónoma del Tíbet) y en el trayecto contará con personas como Wil y Yin quienes le protegerán de los avatares del camino. El encuentro con el lama Rigden en un monasterio será crucial para saber más sobre las leyendas tibetanas que le guiarán y los "dakini", los guardianes de Shambhala. De este aprendizaje comprobará la importancia de la alimentación como fuente interior de energía y estar atento a la sincronicidad. Hay que evitar la ira, el miedo, el odio y el desprecio pero fortalecer siempre el pensamiento positivo.

Finalmente se interpreta el secreto de Shambhala relacionado con los Campos de Oración y su correcta disposición en todas aquellas situaciones clave capaces de establecer una diferencia.

Este libro me ha llevado a la lectura de algunos artículos sobre la historia del Tíbet. En el siguiente enlace podeis apreciar el misticismo que envuelve a este lugar tan mágico y espiritual, en el increíble marco de belleza del Himalaya. La región más alta del mundo, con una altitud media de 4.900 metros.


 Recordemos que allí se encuentra el monte Everest, de 8.848 metros.


"El puente hacia el infinito", Richard Bach

 

Comencé a leer “El puente hacia el infinito” el verano pasado. Solía bajarme el libro a la playa, sin embargo no lo pude finalizar. En esta época estival lo he retomado y con él he conocido más al escritor norteamericano Richard Bach, del que hace años también leí su famosa novela corta “Juan Salvador Gaviota”.

En esta historia se plantea la evolución del protagonista, Richard, en su relación de compromiso con la pareja. Quizá su profesión de piloto sea la causante de su innegable espíritu libre o el hecho de disponer, gracias a sus derechos de autor, de un nivel económico muy alto. Está claro que no quiere pertenecer a la vida de nadie.

Hasta ese momento todas las mujeres que ha conocido han sido con un pasado conflictivo. El piloto tiene un corazón solitario, de carácter  independiente, no obstante se plantea la posible existencia de un alma gemela, en la que no se perciban los defectos y no exista el aburrimiento en la cotidianeidad.


Todo cambiará con la aparición de Leslie Parrish. El primer encuentro se produce en un ascensor donde Richard se fijará en sus ojos gris-azulados que reconocerá un año después. La actriz le inspira serenidad y sentido común. A partir de entonces se convertirá en su equilibrio constante ante complicadas situaciones como la pérdida de grandes cantidades de dinero en inversiones o el embargo de Hacienda que le dejarán en una situación casi de quiebra.

Al principio tenían pocas cosas en común, jugar al ajedrez y querer hacer una película, pero irán descubriendo cómo se complementan. Los libros y la música de sus infancias formarán parte del lenguaje de sus vidas. Habrá asimismo situaciones de transición debido a la necesidad de Richard de alejarse levantando sólidas murallas de defensa que impedirán avanzar la relación, ante el temor de ser cada uno propiedad del otro.

La inteligencia y sensibilidad de Leslie lograrán que el amor se consolide y construyan un hogar en común luchando incluso por el medioambiente. Cuatro años después se celebra el matrimonio legal y deben comenzar de nuevo debido a la implacable quiebra. Conscientes de la Ley Cósmica “La vida nunca abandona la vida” saben que tendrán otras oportunidades de ser felices juntos.

Y así ocurre afianzando la idea de ser almas gemelas, es decir:

Alguien cuyas cerraduras coinciden con nuestras llaves, y cuyas llaves coinciden con nuestras cerraduras

"El puente hacia el infinito", en su título original "The bridge across forever" es una lectura que nos hace reflexionar sobre lo importante que es valorar realmente a la pareja, identificar sus virtudes y la transformación positiva que puede realizar su persona en nuestra vida, sobre todo, si se trata de un alma gemela.  

Lo esencial es reconocer la calidad humana y respetar la forma de ser de cada individuo. Es precisamente su actitud, en los diferentes momentos de la convivencia, la que nos mostrará el verdadero corazón de la pareja. Si en la balanza pesa el amor y la generosidad frente al engaño y el egoísmo, no hay duda de que el vuelo será alto. 


Imagen: Leslie Parrish (actriz)

Estuvo casada con el escritor Richard Bach (1977-1999).

(Nombre real: Marjorie Hellen, Massachussetts13/03/1935)

Si se rema en la misma dirección el vínculo del amor en la pareja es estable y perdura en el tiempo


El pensamiento de José Saramago: Ser humano, Dios y Sociedad - Asunción Muñoz



Conocí a Asunción Muñoz Moreno el  20 de octubre de 2011, con ocasión de la charla-coloquio que impartió en Lanzarote con el título "El concepto de Hombre en la obra de José Saramago"
Desde la muerte del escritor portugués, el 18 de junio de 2010, coincidente con la última clase de la Doctora en Filosofía en el Instituto Cervantes de Madrid, Asunción, profunda conocedora de la obra del Premio Nobel, se ha dedicado a estudiarla aún más. 
Fruto de toda esta labor, costosa pero apasionante, como explica ella misma en la introduccion, nace el ensayo "El pensamiento de José Saramago: Ser humano, Dios y Sociedad", publicado por la editorial Adarve.

Dibujo: Asunción Muñoz

Tras una pequeña nota biográfica y un dibujo a lápiz, realizado por la autora, del semblante bondadoso y lúcido de José Saramago, Asunción efectúa un preámbulo de la personalidad extraordinaria del literato en cuya infancia destacaba ya su solidaridad y sensibilidad, con una gran empatía hacia los demás, como demostró hasta sus últimos años en los que siguió con la convicción de hacer llegar a la gente sus ideas sobre el mundo, la justicia y la dignidad del hombre.

El ensayo se estructura en tres partes con numerosas referencias a la bibliografía del escritor portugués, por medio de las cuales la Doctora en Filosofía nos lleva a interpretar con exactitud el pensamiento saramaguiano. Son también frecuentes los vínculos con discursos del Premio Nobel, intervenciones en medios de comunicación, textos en su blog y demás reflexiones en artículos de prensa. Mencionaré solamente algunas ideas, de las expuestas por Asunción Muñoz, para no desvelar todo su contenido y que sea el lector quien se detenga libremente en él.

En la primera parte se plantea qué es el ser humano para José Saramago. Tomando de referencia el libro "Las pequeñas memorias", al que Asunción considera envuelto en pura poesía, se vislumbra la conciencia social del escritor al encontrarse con la terrible realidad de un mundo cruel, insolidario y materialista. También nos recuerda que Saramago fue un niño que luchó contra su destino y así lo hizo durante toda su vida. 

Otro aspecto destacado es la importancia del respeto en las relaciones humanas como base fundamental de la sociedad, con un mensaje en el que prima la perentoriedad sin proyección hacia el futuro ni recuerdo del pasado. Se resalta asimismo la circunstancia de que la mayoría de los personajes masculinos de la obra de Saramago sean solitarios, hecho que influye en su espíritu complejo y contradictorio. Asunción ahonda en la perspectiva del escritor portugués sobre el ser humano, citando la insatisfacción, cobardía, agresividad e irracionalidad incomprensibles, su pesimismo esperanzado, la irrepetibilidad e inefabilidad, y la dignidad por encima de todo. Esta palabra es precisamente la que eligió la doctora en Filosofía para que formara parte del opúsculo publicado en 2012, "90 años 90 palabras" (Ed. Caminho) auspiciado por la Fundación José Saramago para conmemorar el natalicio del Premio Nobel (16 noviembre 1922).

En su segundo capítulo, sobre la esencia humana, Asunción hace hincapié en la dificultad que tiene el hombre para conocerse a sí mismo, en nuestra responsabilidad ante los otros y a nivel individual, terminando este análisis con el enfrentamiento del instinto, de lo sensible con lo racional.

El concepto de Dios en Saramago, segunda parte de este ensayo, supone una serie de conclusiones de la autora entre las que sobresale el ateísmo pacífico del literato poniendo de relieve que: 

Saramago no está contra un dios en el que no cree, sino contra el abuso que las instituciones religiosas han venido haciendo y hacen de los hombres que de buena fe confían en esa tabla de salvación que es la eternidad prometida

Por ejemplo, en la justificación de la guerra se asevera que la historia ha demostrado que no hay nada que impulse a los hombres con mayor agresividad a la lucha contra el enemigo, que el convencimiento de que Dios avala su causa.

En cuanto al concepto de Sociedad, Asunción Muñoz nos recuerda la preocupación de Saramago, desde muy joven, por la injusticia y la conciencia de la falta de solidaridad entre las personas, motivo por el que se ha empeñado siempre por mejorar esa situación social. No es de extrañar la afirmación de que el escritor portugués no se sintiera identificado con la sociedad en la que vivía, considerándola más bien una falsa democracia.

La autora extrae opiniones muy relevantes de la obra saramaguiana como la que subyace en "Ensayo sobre la lucidez" sobre la extraordinaria fuerza que los ciudadanos poseen como conjunto, única vía de solución al actual sistema, y la de la población manipulada por el poder. En todas las páginas está muy claro el constante llamamiento a la ciudadanía para que despierte del estado de ignorancia e indiferencia en que se encuentra sumida.

Asunción Muñoz nos describe la crítica severa realizada por Saramago a los estamentos del poder, aludiendo a su incapacidad para actuar correctamente en situaciones de emergencia. Es destacable también la que efectúa a los medios de comunicación como la siguiente que consta en "La balsa de piedra":

Las noticias son palabras, nunca se llegará a saber si las palabras son noticias

Es encomiable el trabajo que ha llevado a cabo Asunción Muñoz en este ensayo para elegir, resumir e interpretar las innumerables ideas que sobre el Ser humano, Dios y Sociedad ha pronunciado José Saramago. Por otra parte supone un viaje filosófico y literario de gran valor, ya que la autora nos guía sabiamente por la dilatada obra saramaguiana, abriendo las maletas del viajero durante toda su interesante trayectoria. 

Resulta difícil poder estructurar con tanto orden, como lo ha hecho la Doctora en Filosofía, la gran cantidad de temas que surgen al adentrarse con rigor en la bibliografía citada. La autora consigue el objetivo prefijado, es decir, mostrar con este análisis qué pensaba Saramago sobre los hombres y las mujeres, cuál era su idea de Dios, de la Sociedad en que vivimos y hacia dónde se dirige.

Felicito a Asunción Muñoz por su exhaustivo estudio en el ensayo "El pensamiento de José Saramago. Ser humano, Dios y Sociedad", publicado por la editorial Adarve, un innegable reto que la autora quiso hacer coincidir con el 10 aniversario de la muerte del escritor portugués en "A Casa" y que presentará en un futuro cercano en Lanzarote.

Leyendo en Lanzarote
Para mí ha sido un inesperado reencuentro con muchos de los libros del Premio Nobel. Me ha inducido con sumo placer a buscar anteriores anotaciones con respecto a su contenido en el espacio dedicado a José Saramago de este blog. 

 
Invito, a través de este ensayo, a comprender la concepción que del mundo tenía José Saramago y la actualidad de los problemas que plantea, en el que cada pensamiento elegido por Asunción Muñoz nos enriquece.


Se dice que cada persona es una isla, y no es cierto, cada persona es un, eso, un silencio, cada una con su silencio, cada una con el silencio que es
José Saramago ("La Caverna")

NOTA:
Hoy 9 de agosto se cumplen 25 años de la reflexión de José Saramago en "Cuadernos de Lanzarote I" sobre el hecho de haber terminado de escribir la novela "Ensayo sobre la ceguera" (pág.634). Una asombrosa pandemia que este año 2020 coincide con otra que desgraciadamente estamos viviendo, la COVID-19.


Buscar en este blog

Vistas de página en total

Citas

"Viviendo rodeados de señales, nosotros mismos somos un sistema de señales"
José Saramago
"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande,
sólo es posible av
anzar cuando se mira lejos"
Ortega y Gasset
"Concedeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que sí puedo y la sabiduría para establecer esta diferencia"

Epícteto

"La ingratitud es el precio al favor inmerecido"

Ignacio Manuel Altamirano

"Se viaja para contemplar con los propios ojos la ciudad apetecida y saborear en la realidad el encanto de lo soñado"
Marcel Proust
"Pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, solos, más frágiles, más vivos, más inmateriales, más persistentes y fieles que nunca, el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan, y aguardan, y esperan sobre las ruinas de todo, y soportan sin doblegarse en su impalpable gotita el edificio enorme del recuerdo"

Seguidores de Facebook

Comentarios

Archivo del blog